TRÁFICO PAGADO Y TRÁFICO ORGÁNICO: ¿CUÁL DE LOS DOS DEBO ESCOGER PARA MI NEGOCIO?

No es un secreto que el comercio electrónico representa en la actualidad uno de los principales canales de venta, por ello, si Usted tiene un negocio este artículo que les comparto hoy de seguro le interesará.

Cuando nos atrevemos a dar nuestros primeros pasos en el ecommerce (abreviatura de comercio electrónico), muchos pecamos de querer, por encima de todo, publicitar todo lo que ofertamos en internet. Así es, intentamos publicitar absolutamente todo sin un plan estratégico, sin un estudio del público y sin ni siquiera saber dónde colocar nuestros productos y siendo que el marketing digital una de las piezas fundamentales del soporte de muchas empresas, por ello hoy le comparto las principales diferencias entre el tráfico orgánico y el tráfico pagado. Con esta información Usted sacará sus conclusiones de por qué es tan importante invertir en la pauta publicitaria, y será capaz de discernir entre esta opción y la publicación orgánica que también es una excelente opción para empezar.

Para comenzar quisiera que sepa que es comprensible que Usted sienta una primera frustración al intentar posicionar su marca en internet, pues la mayoría de nosotros daos los primeros pasos de manera intuitiva y en la búsqueda por encontrar respuestas a preguntas como las siguientes: ¿Cómo puedo atraer al usuario y dirigirlo a mi página web? ¿Cómo convierto a estos usuarios en mis clientes recurrentes, en suscriptores o incluso en colaboradores de marca?.

Pues bien, la publicidad digital lo ayudará con estos propósitos. La clave está en entender cómo funciona y no pagar publicidad solo porque sí. Para esto tenga en cuenta siempre que la publicidad debe ir acompañada de un control sobre el flujo del contenido o de lo contrario sus acciones digitales no tendrán mayor impacto.

Por otro lado, no podemos negarlo, la gran mayoría de emprendedores empiezan a publicitar sus productos en internet por medio del tráfico orgánico, pues este, como ya hemos visto, es gratuito. En este punto, he comprobado que tan solo hay que ponerle un poco de empeño y organización para ver resultados muy pronto.

Y, ¿Qué es lo mejor que podemos obtener de un tráfico orgánico? Dos cosas importantes: primero, una cantidad base de seguidores; considérelo como su “resguardo”, pues son usuarios que siempre lo visitarán y seguirán sus publicaciones pues ya les gusta lo que usted ofrece. Segundo, un flujo estable de contenido. Es decir, constante y parametrado. Si a esto le suma le suma, más adelante, una publicidad adecuada, los resultados pueden ser muy alentadores. A mi criterio, no hay mejor forma de convertirse en un líder de marketing digital si no es combinando el tráfico orgánico con el pagado.

Para entender mejor lo anterior pondremos un ejemplo superpráctico. Imagine por un momento que el tráfico pagado es como una manguera de agua y que el tráfico orgánico es como la lluvia. Sobre la manguera usted tiene absoluta control del agua; es decir, puede controlar su dirección, su flujo y puede detenerlo cuando así lo desee. La lluvia, por otro lado, es impredecible: no sabe cuándo llegará ni cuándo se irá; tampoco puede calcular la cantidad de agua que caerá ni qué tiempo durará. Aunque usted haga un monitoreo o un pronóstico, no tendrá el control absoluto. 

Por ende, no sabe qué le traerá el tráfico orgánico. Sí, es posible que por un largo tiempo sienta que es un método adecuado y que puede perdurar su negocio de esa forma, pero ¿si de repente a Google, Facebook o YouTube se les ocurre cambiar un algoritmo que desmorone todo lo que usted ha construido con mucho esfuerzo? Sería trágico y evidentemente un retroceso. Imaginemos, por ejemplo, que usted compite con otras empresas en el mercado y estas hacen un plan de marketing digital mucho más innovador que el suyo, entonces tendremos que la campaña con la que compite es demasiado fuerte y exitosa como para combatirla solo con tráfico orgánico y en ese caso para eso existe el tráfico pagado que finalmente es la solución a sus problemas. 

Piense en esta estrategia. Al inicio, usted, como todos los demás emprendedores, hizo tráfico orgánico por, al menos, un año entero. En ese transcurso adquirió una considerable cantidad de clientes. El siguiente paso es INVERTIR en publicidad, NO GASTAR. Es decir, usted invierte, y el cliente fidelizado sí o sí le reembolsará indirectamente lo que usted gastó en publicidad. De esa forma, la construcción de una lealtad a sus clientes le será de gran ayuda para asegurarse de que el tráfico pagado es rentable y que puede seguir usándolo.

Por ende, a la pregunta: ¿cuál de los dos debo escoger? mi respuesta es contundente: no es cuestión de elegir uno u otro, sino de complementarlos pues mientras el tráfico orgánico sea sólido, mayor efecto tendrá el tráfico pagado. Ahora, también debe tener en cuenta el contenido de la publicidad: un buen material visual en el contenido del aviso generará mucho más tráfico; en otras palabras, se hará “viral”, y, consecuentemente, el tráfico orgánico de su página será visto por el doble o triple de personas. Si este contenido también es sólido, así como su publicidad, entonces el engagement – otra palabra de moda que no es otra cosa que el compromiso del cliente- se fortalecerá más aún. 

Finalmente querido, un último consejo es que no pierda la paciencia. Pise tierra y sea consciente de que no puede contratar una publicidad y esperar que los millones de seguidores y clientes caigan del cielo. La mejor forma para llevar bien a cabo esta estrategia de negocio por internet es sistematizar su contenido y su publicidad. Depende de lo que esté ofreciendo debe tomar la decisión de escoger la plataforma para empezar con el tráfico pagado. Hay tres principales medios en la actualidad para este fin:

Google (similar a una página amarilla, pues es aquí donde se empieza siempre a buscar información).

Facebook o Instagram (similar a una exhibición de glamour, donde los avisos pueden llegar a tener miles de interacciones con los usuarios).

YouTube (que cada vez más parece quitarle terreno a la televisión).

Evalúe y escoja la ruta que mejor se adecúe a las necesidades de su negocio porque lo cierto es que para hacer crecer su negocio tiene que dejar de lado la idea de que destinar dinero para publicidad es un gasto, cuando lo concreto es que ES UNA INVERSIÓN y como tal debe ser calculada, medida y seguida.

¡Abrazos Millonarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *